Saltar al contenido

Cómo pintar una habitación de casa

Si quieres ahorrar en dinero puedes aventurarte a pintar tu mismo tu casa. Tan solo debes de armarte de mucha paciencia y de buen hacer para conseguir buenos resultados. Hoy te vamos a enseñar cómo pintar una habitación de casa. Pasos y consejos para hacerlo todo más fácil.

En primer lugar te aconsejamos que escojas una época cuando no haya humedad en el ambiente, una buena temporada es entre finales de primavera y primeros de verano. Te aconsejamos también que a la hora de comprar la pintura acudas a un centro especializado y te dejes de aconsejar que tipo de pintura es mejor para la pared de tu habitación.

Una vez adquiridas la pintura, rodillos y brochas, en primer lugar desocupa toda la habitación lo máximo posible y recubre con plásticos de mudanza aquellos elementos que no puedas sacar de la habitación, como mobiliarios y lámparas. También recubre el suelo con papel del mismo modo que los zócalos o rodapiés. Con cinta protectora podrás tapar los mecanismos de la luz, y el marco de la puerta. Si la puerta abriera para adentro, que es lo más normal, trata de descorgarla, o en su defecto de cubrirla totalmente con plástico.

Es preferible que utilices plástico para proteger o cinta protectora, pues el papel no es tan impermeable, y si cae una gota sin que te des cuenta puede calar creando una mancha irreparable.

Una vez preparado todo, debemos de reparar las imperfecciones de la pared, como agujeros o saltos de pintura. Para tapar los pequeños agujeros ocasionados con algún golpe, debemos de emplear macilla. Cubrimos el agujero con un poco de ella y con una espátula hacemos movimientos en X. Lo dejaremos secar toda una noche, cerrando las ventanas y conductos para que no entre polvo. Al día siguiente con una lija repasaremos los lugares donde pusimos masilla para dejarlos al mismo nivel de la pared. Esto también lo haremos donde encontremos cualquier tipo de desperfecto ocasionado con saltos de pintura anterior.

Lo siguiente será lavar las paredes con agua clara y con una esponja. En tiendas especializadas de pintura existen productos que pueden ayudar a lavarlas de un modo más perfecto.

Nuestra habitación está totalmente lista para comenzar a pintarla. Si vas a pintar la habitación en diferentes colores, te recomendamos que comiences pintando primero los tonos más claros, dejando los más oscuros para después. El orden de pintura comienza primero con el techo, después con las paredes y por últimos con la pared que rodea las ventanas, puertas y zócalos, usando siempre una brocha o pincel más fino para minimizar los errores.

Lo ideal si hay que descansar es que sea por la noche, tomando las siguientes precauciones:

  • Limpiar las brochas y rodillos, no dejarlos nunca cubiertos de pintura.
  • Si tenemos pintura mezclada, tapar el recipiente con paño mojado, para evitar que se seque.

Una vez acabada de pintar nuestra habitación, se debe de dejar al menos un día antes de volver a cuadrar cuadros y volver a darle su aspecto original. Recuerda que en tu tienda especializada podrán ayudarte con útiles consejos que seguro que te vendrán de mil maravillas.